domingo, 26 de noviembre de 2006

Crítica: "Casino Royale (007)"














¡Agárrense fuerte!
El nuevo Bond cuenta con una réplica, a grito pelado y genial, que ya es Historia del cine, por lo menos para mí. No desvelaré nada más, pero transcurre en una secuencia que será también muy dolorosamente recordada, sobre todo, por los hombres, porque pega precisamente allí, ¡donde más duele!
Y ahora debo citar otra frase que no es mía. Pertenece al crítico Paul Arendt, de la BBC británica: "Lo primero es lo primero: Craig no es un buen Bond. ¡Es un gran Bond!. Concretamente, es un 007 tal y como lo concibió Ian Fleming”. ¡Amo a este crítico! (¡Bueno! No me malinterpreten).
Y, tercer elogio, no sé lo que han tomado los guionistas, sea agitado o batido, pero no sólo es uno de los mejores títulos de acción jamás vistos en una pantalla sinó que además está trufado de diálogos brillantes e ingeniosos. Y la trama no es que sea especialmente complicada, pero tiene los suficientes giros desconcertantes.
La dirección de Martin Campbell, cineasta ya curtido en los menesteres de 007, es eficaz, y lo último que se desea de un producto Bond es que sea el director, y no el personaje, quien imponga su universo y personalidad. Pero quien espere en este "Casino Royale" el mismo Bond, los mismos personajes, los mismos arquetipos, las mismas características o los mismos ‘gadgets’ de siempre, va a quedarse a medias.
Para empezar, una de las marcas de la factoría Bond, el ‘teaser’, elude el típico momento espectacular para engancharnos y a cambio nos ofrece el momento en que el agente secreto más famoso obtiene los “dos ceros delante”, la licencia para matar. Las imágenes, en blanco y negro, durísimas; el montaje contundente y los diálogos, breves. Son un anticipo de lo que vendrá.

Sin perdón.

Se anunciaba un cambio en la evolución de la saga, y estos se concretan en un tratamiento más oscuro de los personajes, pero sobre todo en el hecho que James Bond abandona sus formas encantadoras y elegantes para convertirse en un tipejo más barriobajero, chulesco y rudo, pero áun así continua quedando impresionante sea empuñando un arma o vistiendo esmoquin.

Sí, su rostro es animal, primario y salvaje. No se pierdan la contestación que le da a un camarero cuando le pregunta como prefiere el Martini, y que es de una mala leche descomunal.
Durante años muchos se ha comentado que Bond, y así fue como lo ideó Ian Fleming, no era un héroe sinó un asesino frío e implacable. Y así es la composición de Daniel Craig, un bruto, pero con clase y gusto, y que no se fía ni de su sombra.
Porqué para matar como lo hace él en todas sus películas hay que ser así, un diablo sin miramientos, sin lugar en su corazón para los sentimientos, ni sitio en su alma para el remordiento, como lo demostró William Bill ‘Munny’, o séase, Clint Eastwood en la Obra Maestra que es “Sin perdón” (1992). Y uno de los guionistas es precisamente Paul Higgis (“Crash”), firmante de los libretos de “Million dollar baby” o “Banderas de nuestros padres”, también de Eastwood.
Lo que sea más realista ya es otro cantar. Bond es capaz de atravesar paredes o de practicarse una “desfibriliación” (!), en una de las secuencias más tensas del filme. Pero Bond siempre fue lo opuesto a los espías de John Le Carré.
Como reflejo de su época, ya no se trata de la guerra fría o salvar el mundo sinó que el trasfondo es el terrorismo, una de las lacras que más preocupan, y enparanoian, el mundo actual. Y el villano de la función, aunque aparecen varios, es también vulnerable. Su nombre es Le Chiffre (Mads Mikkelsen), un banquero que se juega a las cartas el dinero de sus clientes, los terroristas.

¡Cada penique!

Y entre las chicas Bond hay dos pedazos de féminas: Solange (Caterina Murino), que luce lo que puede en las pocas escenas que le dan; y Vesper Lynd (Eva Green), en total química de odio y atracción con Daniel Craig. Además Bond, llega a descubrir lo que significa la letra “M” (intepretada de nuevo por la carismática Judi Dench, saltándose de paso el orden cronológico de los superiores del agente británico). Nunca lo llega a desvelar en pantalla, pero yo juraría que significa “Mother” (es decir, “Madre”).

A modo de anécdota les contaré que al salir de la proyección, un espectador comentó lo que para él era este nuevo prototipo de Bond. Quizás dentro de una catalogación demasiado rígida y con pocas opciones, comentó: “Es un Bond para mujeres o maricones. Te has fijado que a la primera (chica) ni se la tira”.
¡Bueno! ¡Ahí queda el comentario! Pero a mí me ha gustado “Casino Royale”, y creo que mujer no soy (por lo menos no puedo tener hijos y esas cosas). Aunque también hay que reconocer que Daniel Craig, como así lo reconoce el propio Le Chiffre, o mi propia novia, está buenorro.
Citaba al principio una frase memorable, pero hay otros estupendos momentos como la persecución entre un edifico en construcción de Madagascar a un saltimbanqui (Sebastian Foucam, uno de los personajes-hallazgo del film), que son de puro vértigo; o las últimas miradas (de derrota y victoria, y a la inversa) entre Bond y el terrorista del aeropuerto.
Hay otro diálogo extraordinario durante la presentacion, en un avión, entre Bond y Vesper. Ella es una tesorera del Estado que debe entregarle una altísima suma de dinero para que el espía se enfrente, ante y detrás de una mesa de póker, con Le Chiffre. “¡Aquí está el dinero!”, irrumpe ella. Y Bond, más que contestar, exclama, referiéndose a ella: “¡Cada penique!”. Como lo vale este nuevo Bond. ¿Es perfecto? Por supuesto que no. ¡Es extraordinariamente imperfecto!.


Valoración: ( **** )
Usted mism@ ( ● ) – Floja ( * ) – Se puede ver ( ** ) – Buena ( *** ) – Muy buena ( **** ) – Obra Maestra ( ***** )

Y TAMBIÉN PUEDE CONSULTAR:

- El Criticón ("El criticón de cine"): "la saga de 007 vuelve, y lo hace a lo grande, con numerosos y notables cambios, que pueden o no ser del agrado de todos, pero que a mi parecer, eran necesarios".
- Iñaki Bilbao: (PelisBilbao): "Casino Royale está bien, aunque no creo que sea para tirar demasiados cohetes."
- Lazenby (Spaulding's blog): "se trata de una nueva visión del personaje, ni mejor ni peor, sólo distinta; una nueva visión, amparada por un magnífico film".
- Matías Cobo (Silencio, se rueda): "La cinta juega un notable papel como precuela y prepara el terreno a venideras entregas protagonizadas por Craig".
- RobGordon1982 (El séptimo cielo): "
Una buena película de acción que revitaliza a Bond, James Bond, como lo revitalizó en una época ya pasada, Pierce Brosnan en “Goldeneye”."
- Deckard (Tribulaciones de un replicante): "me ha gustado este nuevo James Bond y creo que todavía le queda un gran futuro de la mano de Daniel Craig, pero podría haber sido aún mejor.

22 comentarios:

porfineslunes dijo...

Bueno, pues yo ciertamente no comparto el entusiasmo de tanta gente por esta película. No voy a entrar en si Craig me parece un buen Bond o no, para gustos los colores. Me parece que tiene innegables aptitudes de interpretación, que se notan sobre todo hacia el final de la película, como cuando se entera por M de que la que creía su novia le había salvado la vida... Esa mirada tan intensa y que evoluciona por momentos vale "cada penique". También interpreta muy bien la relación de atracción con Eva Green (que está im-pre-sio-nan-te! y es buena actriz), sobre todo los momentos de más vulnerabilidad como cuando la consuela en la ducha y ella está llorando.
Me parece que Craig es más actor de interpretación que de acción, y por ello es una pena que a raíz de esto le vayan a encasillar en el papel de "duro" Bond, obligándole a poner caritas fieras en unas cuantas películas, hasta que se carguen sus capacidades actorales y lo deformen, como pasó con Brosnan (aunque éste era peor actor de emociones, todo hay que decirlo).
Tampoco me parece bien el haber caído en una trampa tan barata como "targetear" como la amenaza al típico tipo árabe y al supuesto islamismo que quiere poner bombas por doquier desde que se levanta por la mañana. Ni entra en explicar por qué el sujeto pondría una bomba, ni hace caso de las cada vez más evidentes pruebas que siguen apareciendo hoy en día que relacionan el supuesto terrorismo islámico con acciones encubiertas de los servicios secretos occidentales para instaurar el régimen del terror a nivel internacional e incrementar las medidas de "seguridad" destinadas a controlar cada vez más los actos y pensamientos de todos los curritos de a pie. Es un argumento banal, que sólo incide en criminalizar aún más a un grupo de personas, y sin dar mayores explicaciones. Se tragan el cuento políticamente correcto y ya está. Y para ir al cine a ver una película que me están ya contando todos los días en los telediarios del "pensamiento único",pues como que no vale la pena. Podrían haberse inventado algo mejor y con más chicha.
Las escenas de acción son absolutamente inverosímiles, como casi siempre en Bond, pero con el agravante de que esta vez no son tan glamourosas y llegan a hacerse cansina con tanto saltito a lo "pantera". Es que parece que les han puesto a todos unos muelles en los pies.
Por otro lado, tanta carita de duro con los labios fruncidos de Craig, que no me resulta en absoluto creíble y en ocasiones hasta ridículo, y tanta exhibición de torso está claramente hecho con la intención de adaptarse al "air du temps" y tocar esta vez también al público homosexual. Se nota en casi cada fotograma de la película en la que sale Craig desnudo... y son muchas. En definitiva, todo obedece a una simple operación de marketing para llegar a un público objetivo. Se hacen películas como se hacen churros.
En definitiva, me parece una parodia de Bond, en la línea de las películas cada vez más mediocre que se están haciendo desde hace unos 3 años a esta parte. Los actores pueden estar bien, pero la dirección es un poco plana y caótica, se encadenan situaciones previsibles y sin mayor intríngulis.
Se acabaron los días de vino y rosas para Bond, aquéllos en los que Brosnan salvaba a Halle Berry de las manos de una rubia de belleza glacial. ... y además, se cargarán a Craig como actor.

cineahora dijo...

Porfineslunes: No tiene desperdicio su comentario. Cierto es, y en mí comentario no la he destacado lo suficiente, que Eva Green está impresionante(ahí queda esa escena bajo la ducha!).
Lo de los terroristas realizando actos islámicos, lo dicho, un reflejo de las paranoias que afectan hoy mismo a los ciudadanos del mundo occidental (dicen que en cada película de Bond contiene sus referencias, sean a los rusos y la "guerra fría", o a los chinos y "la invasión amarilla").
Y ¡por Dios! (o Alá, o Buda, o Billy Wilder, o quien sea!) que no se carguen a Craig como actor! Aunque interpretar a Bond (Connery a parte, y lo que le costó!) etiqueta lo suyo.
¡ A mí me cae bien este Craig!
Saludos !

freddyvoorhees dijo...

Hmm, sobre mi cabeza tb sobrevoló la idea de ser un Bond para gays... pero con lo que se quedó mi cerebro es que Craig tiene que mostrar cachas mucho más que las feminas... simplemente para acallar las quejas que habia contra si valia para el personaje o no... Sobre la película, salvando el molestísimo incidente padecido, creo que va de más a menos y que, con el rollo ese de reinventarse, lo que deberían haber hecho es retroceder un poco más y hablar del adiestramiento para convertirse en agente doble 0. Sería continuista y diferente al mismo tiempo sin quedarse a mitad de camino, porque al principio el aire joputa asesino está muy conseguido (definitivamente Craig es una elección perfecta, que ya cansaba el rollo gentleman del personaje... que es un asesino, joer!), pero, como siempre, tiene que haber intereses amorosos (hay cada diálogo más sonrojante...) y por ahí la cosa empieza a bajar, al mismo tiempo que el falso villano que es Le Chiffre resulta insuficiente, pese a lo interesante de su simplista tortura.

Un saludillo!

Mr Bristow dijo...

Tengo unas ganas tremendas de verla y con esta critica aun mas!!

Vivan las críticas entusiastas :P

cineahora dijo...

Freddyhoorvees (¡estoy contento! Por fin he logrado escribir su nombre de carrerrilla, sin tener que revisármelo 3 o 4 veces!): la idea que puede ser un Bond para gays es buenísima. Pero a mí, la verdad, no me hubiera importado ver un poco más de cachas femeninas.
Y sí, lo de caballeroso (en un tipo tan frío, que en el fondo no le importa nadie o, al contrario, sí, le importa todo el mundo porqué siempre lo salva), resultaba cansino.
Lo de la tortura, brillante. ¿Y qué me dice de lo que grita en un momento dado Bond? Genial!(en esta ocasión sí que entré en comunión con toda la sala. ¡Estalló a carcajadas!
(y ya me contará como ha terminado lo suyo con esas multisalas, que cada vez funcionan con menos personal, y menos con alguien que dé la cara).

Mr. Bristow: Lo de usted ya no se que pensar. No le conozco de nada y sin embargo ha dedectado que en mi comentario le he puesto toda la salsa que he podido precisamente para... posicionarme a favor de Craig y su caracterización. ¡Me gusta este tipo! (¿seré gay? Lo consultaré con mi novia).

Mr Bristow dijo...

Creo que me has entendido mal... no estaba siendo irónico, realmente tengo muchas ganas de verla y si, me gustan las criticas positivas como esta... No tenia ninguna doble intencion jeje

Y lo de si eres gay, pues no tiene porque... a mi me parece muy sexy el Fauno de Del toro y (creo) no soy zoofilico ni homosexual

cineahora dijo...

Mr. Bristow: JeJe! Gracias!

freddyvoorhees dijo...

Lástima que lo hayas escrito mal! Y lo que grita Bond es genial! XD

cineahora dijo...

Freddyvoorhees: ¡Carajo! lo había escrito mal (de carrerrilla) es Freddyvoorhees, y no "Freddyhoorves" (la "v" antes). La próxima vez, ¡fijo que acierto!.

Saludos!

Iñaki Bilbao dijo...

Entretenida y, a ratos, bastante interesante film de acción, última hasta la fecha del simpar agente al servicio de Su Majestad y con licencia para matar, 007, Bond, James Bond.
En realidad, se trata de la primera aventura del héroe, que ya fue vista en el cine, con el mismo título, pero espíritu totalmente diferente. Era abiertamente paródica y resultaba bastante divertida, aunque ese humor puede que ya se haya pasado de moda. Pero estuvo bien en su momento.
Esta de ahora es más seria, y lo cierto es que, no solamente no se parece en nada a aquélla, sino a ninguna del resto de pelis con Bond.
Es, mucho má seria que las demás, teniendo un componente melancólico y de cierta tristeza vital, que pulula a través de la dura historia, una historia donde, ciertamente, podemos comprender algunos rasgos psicológicos del agente secreto, como su desapego sentimental hacia las mujeres.
La peli es en todo momento entretenida, y contiene escenas adrenalíticas, como las del comienzo, con esa saltimbántica persecución en África, con escenas de gran riesgo y exigencia física. Porque ese es el rasgo que más define a este Bond de ahora, que está físicamente mejor preparado que nunca. No para de emprender carreras a pie (casi casi, o sin casi, alcanza a los coches, que van a toda leche...) o pegando saltos y atravesando paredes a pelo si hace falta. En cuanto a las luchas cuerpo cuerpo, da lo mismo que pelee con uno que con tres, siempre acaba magullado, pero en la escena siguiente y tras lavarse con agua y jabón, aparece en la siguiente escena incómume.
Todo esto, lo de las escenas de acción, muy bien rodadas, con gran sentido del montaje y utilización de la banda sonora y efectos de sonido para dar realce a los golpes y explosiones, lo digo para incidir en que, a pesar de que se está diciendo que es la más creíble y realista de la exitosa saga, la verdad es que esto se pudiera decir del fondo, pero en absoluto de la forma.
Pero volviendo a la historia en sí, tengo que decir que en todo momento interesa al espectador, que se lo pasa francamente bien, con momentos muy logrados como la larga partida de póker descubierto, con el momento cumbre del desfibrilador, un momento para el recuerdo, aunque no hay por dónde cogerlo desde el punto de vista de la, no solamente credibilidad, que no la tiene en absoluto, sino de la más mínima verosimilitud. Pero tiene fuerza y la tensión está lograda al máximo.
Aunque lo más importante, por lo menos para mi, tiene lugar en la largo episodio de Venecia. Su escena culminante tiene fuerza y emotividad.
En cuanto a su epílogo, la verdad es que creo que está cogido por los pelos. Es demasiado rápido y hay que creérselo porque no hay más remedio, pero es demasiado facilón. No me convenció en absoluto.
En resumen, que este "Casino Royale" está bien, aunque no creo que sea para tirar demasiados cohetes Ha logrado pasar la (absurda, ¡qué vergüenza que la gente opine antes de tiempo sin tener ni puta idea!) prueba de fuego de los incrédulos espectadores que no veían bien a Craig en el papel (lo hace muy bien) y ahora esperaremos a la siguiente aventura. Por mi puedo esperar mucho tiempo. Me ha supuesto esta peli un buen entretenimiento pero nada más

cineahora dijo...

Iñaki Bilbao: ¡Gracias por tu comentario! En general coincido bastante. Creo que nunca se podrá esperar un Bond "realista o creíble" porqué entonces sí que iría completamente en contra de lo que se espera de una película de 007.
Por mi parte sí que encuentro el epílogo como una guinda excelente y no me parece nada forzada (por la película aparecen, y desaparecen, varios villanos), para que culmine con la frase más recordada de la saga Bond.
Pero tal vez, la mayor diferencia con tu opinión es que para mí es un "muy buen entretenimiento" (que no sólo de Dreyer, Ford, Bergman o Fellini vive el cinéfilo).

Gracias sinceramente por pasarte por aquí. Saludos!

freddyvoorhees dijo...

Hmm, es un problema de memoria mia o ayer eran 3 estrellas y hoy ha pasado a 4?

cineahora dijo...

Freddyvoorhees (ahora sí que lo he escrito bien, y a la primera):
Siempre han sido cuatro "estrellitas".
No creo que de la lectura de la crítica pueda desprenderse que "sólo" la dejo como "buena".
Por ejemplo, como película de género de acción (y en plan entretenimiento espectacular) de los últimos 20 años, compartiría la valoración de "Muy buena" únicamente con títulos como: "Los intocables de Elliot Ness", "La jungla de cristal" o "Kill Bill".
Otras como "La caza del Octubre Rojo", "La roca", "Cara a cara", "Conspiración" o "Goldeneye",se situarían en 3 "estrellas").

Saludos !

Matias dijo...

Estoy de acuerdo en general con los comentarios y con tu apasionado texto. A mi entender, la película peca de ser demasiado larga (quizá le sobren veinte minutos), también me habría gustado que el personaje de agente de la CIA Jeffrey Wright, un actor cojonudo, hubiera dado más de sí, pero creo que éste es el comienzo de una nueva y prometedora etapa de 007.

Por cierto, totalmente de acuerdo, creo, que con todos a juzgar por vuestros comentarios: la escena de la ducha es de la más emotivas y de mayor sensibilidad vista en una peli de Bond, en general poco dado a estas concesiones. Y la Green se sale: guapísima.

Un saludo!

freddyvoorhees dijo...

Juer, pues es mucho decir eso de situarla entre las mejores de los últimos 20 años, a mí no me parece para tanto, mayormente por su tramo final (bueno, lo que vi de él!)

cineahora dijo...

Matías: No conocía al actor Jeffrey Wright. Pero ahora que lo dices, es verdad, parece como si su personaje se presentara de cara a futuras entregas. Ante tu valoración, me voy a buscar a ver en que otras películas ha intervenido.
Y la escena de la ducha es magnífica (¿la habrá rodado el mismo Campbell?) e inusual. Sin duda una de las mejores escenas del año.

Freddyvoorhees (Soy un profesional, ¡ya escribo tu nombre a la primera!). Y te doy mi palabra que lo de ponerle a "Borat" un "rosco" (que no es que sea "mala" sinó un "usted mism@") y a continuación ponerle 4 "estrellas" a "Casino Royale" no ha sido ninguna ironía mía. Te aseguro que esta peli de Bond me ha encantado.
Y menos mal que he leído en algun otro sitio que contiene diálogos brillantes (que no todos) porque creía que me quedaba sólo defendiendo este apartado.
Espero seguir viéndote por aquí. De momento, sólo de momento, no coincidimos demasiado en cuanto a gustos, pero es ya como si fueras mi otra cara de la moneda (¡vaya frase profunda me ha salido!).

Un saludo a los dos!

El Criticón dijo...

Son muchos meses ya los que se lleva hablando de la nueva película del agente británico más famoso del último siglo, el personaje de Ian Fleming, James Bond. Existían muchas dudas sobre la idoneidad de Daniel Craig para la caracterización del espía, que en parte podían estar justificadas 'a priori' (rubio, demasiado musculoso...), pero que también sirvieron para darle una publicidad gratuita, pero agradecida.


Pues bien, las dudas ya pueden quedar disipadas. Puede gustar, no gustar, gustar mucho o no gustar nada. ¿Y a mí? A mi me ha gustado. Más que otras de la saga: tiene una trama más interesante, menos liosa de lo que acostumbra, explica bastantes cosas del carácter de Bond y tiene, lo de siempre, acción, con varias escenas logradas (persecución por los tejados). Para dar, o al menos intentar, un golpe de efecto, se contrató al director de una de las mejores películas, como fue 'GoldenEye'. Y para rematar la faena, quisieron que Paul Haggis (guionista de la sobrevaloradísima 'Million Dollar Baby' y realizador de la estupenda 'Crash') se encargara del argumento. Y visto lo visto, el resultado es bueno. Al menos, mejor de lo esperado. Nos encontramos con uno de los Bonds más fríos, duros, personales y serios de los vistos hasta ahora: un cambio, sin duda. ¿A mejor, a peor? Al menos a peor no, pero debemos esperar al próximo film para poder tener ya una opinión más fundada.


Eso sí, la película no es perfecta: el romance entre los personajes de Daniel Craig y Eva Green, está lleno de diálogos pretenciosamente inteligentes, pero carentes de...química. De sentido. Con 'declaraciones' que llegan a resultar chocantes y artificiales. Además, es posible que se haga algo 'larga', pues en los últimos 20 minutos parece que puede acabar sin dejar un amargo sabor de boca. Pero obviando esto, el producto tiene una valoración notable: quizás algo irregular, pero centrar la trama en el póquer, mientras nos refleja a través de los detalles 'secundarios' el resto de la historia, no sale del todo mal. Puede dejarte algo frío, pero para ello ya se agradecen ciertos toques de humor, que más de una carcajada (contadas, pero sonoras) harán soltar.


Evaluando ya separadamente cada aspecto, se hace imposible no juzgar lo que todos teníamos ya en mente al ver la película: el trabajo de Craig. Como ya dije antes, no sólo cumple, sino que le da un toque personal, haciendo suyo al personaje, y haciéndo creerte que ése es Bond. Y lo tenía difiícil, pero lo consigue. Me gustó, y me alegro de que haya sido él. ¿Y Eva Green? Correcta, pero no comparable al resto de 'chicas Bond'. A mi me sigue dejando frío, y teniendo que asumir el rol que se le otorgó, dudo que ésto sea bueno. El resto de secundarios secundan el trabajo de los protagonistas, sin tampoco haber ninguna actuación destacable.


Así pues, la saga de 007 vuelve, y lo hace a lo grande, con numerosos y notables cambios, que pueden o no ser del agrado de todos, pero que a mi parecer, eran necesarios y resultan eficientes. ¿Y Craig? Pues otra más, por favor.



Lo mejor: la trama, el póquer, los cambios y Craig

Lo peor: la historia de amor, algo artificial

------------------
Buen blog el tuyo ;)
¡Visita el mio!http://criticondecine.blogspot.com

cineahora dijo...

El criticón: creo sinceramente que si la segunda película de Bond con Daniel Craig también triunfa (porqué "Casino Royale" es ya uno de los títulos más taquilleros de Bond), ya podremos hablar de un cambio radical en la saga.
Por lo demás, coincido con tu comentario, a pesar que a mí Eva Green, al igual que su química con Craig, sí que me convenció y que creo que contiene diálogos realmente brillantes. Pero, bien, es cuestión de gustos.

Un abrazo!

Donnie dijo...

Me ha parecido simplemente un peliculón.
Saludos!

Cineahora dijo...

Donnie: Tu opinión, escueta, pero me ha hecho saltar una lagrimita, de alegría. ¡Peliculón! Sí.

Saludos !

DECKARD dijo...

A mí me gusto mucho, pero estoy de acuerdo con Freddy en que al final se apaga un poco. También creo que se le podría haber sacado más partido a Vesper Lynd, aunque Eva Green está enorme. Le remito a la crítica que publiqué en mi blog: http://miguelsolo.blogspot.com/2006/11/royale-pero-sin-queso-casino-royale.html

Jeffrey Wright estaba estupendo en "Flores rotas" de Jim Jarmush. Es el filme ideal para descubrirle.

Un saludo.

Cineahora dijo...

Deckard: A mí ese epílogo final de 20 minutos también me gustó. Pero, bueno, ya habrá comprobado que este "Casino Royale" me ha encantado, incluso Eva Green me fascina más que en "Soñadores".
Y así es, Jeffrey Wright estaba divertidísimo junto a Bill Murray en "Flores rotas". No negaré que tuve que recurrir a IMDB para ver su "currículum", y... ¡ha estado activo este Wright últimamente!: "La joven del agua", "Syriana" o la espléndida miniserie "Ángeles en América". Pero la única que ha perdurado, de momento, en mi memoria ha sido su interpretación en la película de Jarmusch.
Un abrazo!