viernes, 24 de noviembre de 2006

Crítica: "Borat"

Es cuestión de gustos, pero el tipo de cine como “Borat” (con el añadido en su título en castellano de: “El segundo mejor reportero del país de Kazajistán viaja a América”), está en las antípodas del que me interesa.
El humor grueso de “caca”, “vaginas”, “pajas” y “culos”; de los trompazos y golpes; del provocar por provocar, rizando el rizo del mal gusto, ni es original ni me atrae. Aunque, como es el caso de “Borat”, sea un fenómeno sociológico por su éxitazo (sorpresa) en la taquilla nortemaricana (un ejemplo más de los “terribles” efectos de la política de Bush, lograr que un filme como este sea todo un taquillazo).
Y no me atrae aunque se defienda con la coartada de poner en evidencia las dificultades de la fraternización entre culturas o de ser un reflejo (que lo es, tan fiel como patético) de la sociedad actual “más civilizada”. De hecho, Kazajistán, en Asia Central, es utilizado como un espejo deformante de lo peor de la cultura, sociedad y creencias ‘yanquis’ y… del mundo occidental.
De los chistes que esparce como dardos envenenados Sacha Baron Cohen, alias “Alí G”, alias “Borat”, un paleto elevado a la máxima potencia, parece que no se escapan ni disminuídos físicos, deficientes mentales, colectivos 'gays', feministas, senadores, predicadores, negros, gente adinerada, bienpensantes, malpensantes, gente corriente de la calle, ciudadanos de la América profunda, de la urbe de Nueva York o judíos.

La ironía según ‘Borat’

Se entiende que en muchos casos Borat ironiza sobre prejuicios muy, peligrosamente, arraigados. Así, la excusa para realizar su documental en los EUA es tomar ideas para modernizar y encontrar soluciones a los “principales problemas” de Kazajistán, que son, literalmente: “económicos, sociales y judios" (!).

Una de las secuencias más (presuntamente) divertidas nos muestra a este reportero machista, retrógada, vanidoso y anti-semita alojado en un hogar de… ¡horror! judios (¡). La secuencia está tratada como si fuera la de una película de terror, con guiño incluído a una de las escenas más recordadas de “El proyecto de la bruja de Blair”.
Pero no pongan el grito en el cielo. Me han soplado que el británico Sacha Baron Cohen es precisamente judío, y además convencido y practicante. De manera que él sabrá mejor que nadie cual es la sensación, muchas veces, de ser judío ante los demás.
Sin embargo, en esta orgía de la ofensa y el insulto, “Borat” acaba por hacerse un lío, apuntando en todas direcciones y sin aclararse por lo que es “criticable” o no. ¿Qué tampoco es su intención separar lo uno de lo otro, y que cada cual decida? Pues eso, que no se entiende ni el mismo Borat Sagdiyev.

Genial Borat, lamentable Borat.

Para desconcertar más al espectador, recorre a un formato de ‘road movie’ en plan “falso documental” con deliberada estética feista (y ello no supone ningún defecto, al contrario, la forma se adapta al contenido), y donde se supone que hay un poco de todo. Personas que saben en que tipo de película están interveniendo, otras que se lo huelen y otras que las pilla totalmente por sorpresa.

Mezclándose entre ellos, Borat realiza su recorrido, más que para obtener “ideas” con las que modernizar su país, para satisfacer sus propios y egoistas deseos sexuales, y que básicamente se materializan en las carnes y formas de Pamela Anderson.
El inicio en Kazajistán es buenísimo. También hilarante el ‘gag’ en el hotel, donde este periodista kazajo confunde el ascensor con su habitación, y se niega a salir porque el espacio ya le parece cojonudo y piensa que su habitación será más pequeña.
Pero, a la media hora estaba deseando que Borat se callara, y a la hora de proyección esperando y deseando que la peliculilla acabase, por pesada, burda y desmesurada. Ni siquiera una secuencia tan “antológica” como “grotesca” de pelea a lo ‘sumo’, con Borat y su orondo productor desnudos, en franca competición de lucha libre provocada por el atrevimiento del segundo a masturbarse ante una fotografía de su querida Pamela Anderson, sirvió para alegrarme la función. Ni el hecho que la secuencia cuente con uno de los detalles más hilarantes e ingeniosos del filme, el de colocar una alargada mancha negra censurando el pene (supuestamente larguísimo) del protagonista.

Borat en el museo.

Y mientras, en lugar de entregarse y disfrutar de este festín de carcajadas, uno se pregunta cosas como: ¿Por qué Borat no escucha a sus interlocutores después de preguntarles? ¿Por qué se entromete en cualquier sitio e insulta a todos? ¿Por qué se hace constantemente el loco si sabe muy bien cuales son sus intenciones? ¡Claro! Será porque también nos habla de la incomunicación y de la necesidad de provocar como medio de trangresión.

El arte, por supuesto, es transgresión. También hay que tener sentido del humor y saber tomarse las cosas a guasa. Pero “Borat” es como plantar un cagarro en mitad del museo Guggenheim. Unos se escandalizarían, otros reirían, otros admirarían su osadía, otros la romperían a patadas si pudieran. También estaría la opción de tomárselo con indiferencia.
Pero no recuerdo ninguna “mierda” con forma de esto, de “mierda”, que haya hecho nada por el arte o la cultura. Del mismo modo que pocas veces una película con un humor (que no comedia) inteligente ha triunfado en la taquilla norteamericana.
¡Bueno! Por lo menos ahora muchísima gente, entre los que me incluyo, sabrá que Kazajistán también existe.


Valoración: ( ● )
Usted mism@ ( ● ) – Floja ( * ) – Se puede ver ( ** ) – Buena ( *** ) – Muy buena ( **** ) – Obra Maestra ( ***** )

Y TAMBIÉN PUEDEN CONSULTAR:
.
- Miguel A. Delgado (Labutaca.net): "no sólo saca al aire las vergüenzas y contradicciones de los poderosos, sino que ataca con saña las contradicciones a las que puede llevar lo políticamente correcto".
- Listo Entertainment (La cinefilia): "Una película immoral, que recomiendo de todo corazón. Hacía años que no me reía tanto sin ir borracho."
- Emilo Calvo de Mora (Cine / poesía / jazz): "Borat es una película mediocre, puestos a ser objetivos, pero necesaria."
- Ricardo Aldarondo (El Diario Vasco): "se parece muchísimo a ese sector social retrógrado, fachoso y cazurro al que supuestamente pretende denunciar."
- Freddyvoorhees (El Gran Carnaval): "en ocasiones hay sorpresas que pese a la apariencia chabacana de sus gags saben ofrecer algo más y la efectividad de sus chistes gana enteros. Éste es el caso de Borat..."
- Javier Ruiz de Arcaute (Las horas perdidas): "Hora y media escasa donde uno se ríe casi de forma continua."
- Daniel Rayado (Las horas perdidas): "haría falta un poco más de delicadeza, comprensión y respeto por lo ajeno, echar sal sobre las heridas no me parece motivo de cachondeo ni una manera de solucionar nada."
- Malabesta (La Off-Off-Crítica): "Mucha gente ha querido ver en "Borat" una ácida crítica a la sociedad occidental y al racista que todos llevamos dentro; pues bueno, también hay quien ve caras en las nubes."
- Iñaki Bilbao (PelisBilbao): "Desigual comedia que pretende, y consigue en gran medida, poner en solfa muchos estamentos, creencias y filosofías".
- John Trent (Ser cinéfago según John Trent): "...esa clase de sensación que se produce al quedarte con ganas de ver una gran película y haber visto una película correcta que, casi seguro, tampoco tenia más aspiraciones de obra maestra".
- Spaulding (Spaulding's blog'): "Borat es una película gamberra al cien por cien. Una bufonada mayúscula que se pasa la consigna de lo políticamente correcto por el forro de la americana."
- RobGordon1982 (El séptimo cielo): "el principal error de “Borat” reside en ese autoconvecimiento de que transgresión es igual a humor."
- Muchocine.net: varias críticas.

9 comentarios:

Mr Bristow dijo...

Vaya exito que ha tenido esta pelicula... yo por ahora me niego a verla. Puede que sea raro, pero no me gustó Ali G...

Pd: deseando estoy de leer tus comentarios sobre El Perfume y el nuevo Bond.

Un saludo

cineahora dijo...

Mr. Bristow: "Ali G" tampoco me gustó. Y "Borat" tiene momentos muy divertidos, pero el invento se agota enseguida y pierde el rumbo.
¡Y muchísimas gracias por tus palabras!
Seguramente la crítica de "Casino Royale" aparecerá el domingo, y la de "El perfume", el martes. A ver... a ver... Y no dudes ni por un momento en hacerme llegar tu opiniones por muy distintas que puedan ser a las mías. ¡Me interesan!

Saludos!

robgordon1982 dijo...

Puede que por el hecho de haberla visto en version doblada, o por las altas expectativas creadas...o puede que por ninguna de esas dos cosas...pero a mi "Borat" incluso llegó a aburrirme. No creo que tenga mucho más de lo que puede ofrecer un "Jackass" por ejemplo y me sorprende muchisimo que esté siendo alabada.
Su humor es grueso y despectivo y a mi no me hizo la mínima gracia.

Saludos septimocieleros!

cineahora dijo...

RobGordon1982: No sabe lo que agradezco leer un comentario como el suyo. Pensaba que era de los pocos en la ¡blogosfera! que no le había hecho tanta gracia. Aunque reconozco que tiene sus puntazos, y me reí, al principio.
No sé si es mejor verla doblada o en v.o. lo que sí sé es que este Borat no para de hablar! Y sí, es aburriiiiiiiida.

Ya me gustaría ver a este tipejo, con un ego enorme, según tengo entendido, como reaccionará ante una 'cámara indiscreta' si alguien le abordara de repente y le ofendiera a saco sin que viniera a cuento (por ejemplo, Santiago Segura "Torrente" es de los que se cabrea a la mínima en una entrevista, lo sé por experiencia propia).
Si yo tuviera que entrevistarle en directo para una televisión le podría preguntar:
-¿Qué conclusiones saca sobre que una mier... como ésta pueda haber gustado?
-¿De verdad quiere contarnos algo en su "Borat"?
-¿Ha visto alguna película de Chaplin, Wilder, Tati, Berlanga o los Monty Python?
-¿Me han dicho que es su familia real la que ha inspirado los personajes de Kazajistán (esta ya es un poco más gruesa y personal, lo reconozco, al estilo tan divertidillo y colega de "Borat")?
- ¿Piensa seguir haciendo, ejem, cine?

Y que conste que estas palabras no las escribo con enfado. Al contrario, ¡me estoy tronchando de risa!

(P.D.: no he visto ninguna de "Jackass", claro que lo zafio existe, y en gran cantidad, pero prefiero ver antes otras cien mil películas, aunque sean malas).

Saludos !

cineahora dijo...

TAMBIÉN PUEDEN COMENTAR LOS 'FANS' DE "BORAT". SERÁN BIENVENIDOS SIN QUE LES PUEDA OFENDER CON MIS RÉPLICAS (que ustedes no se van a forrar con los truños de "Borat", y si es así, también diganmelo, que les paso mi cuenta corriente donde pueden ingresar la pasta).

GRACIAS !

Mr Bristow dijo...

Seguro que hay muchos fans de Borat por ahi, dad la cara!! xDD

Aunque he de decir que todavia no he visto una buena opinión en general, tiene que haber diversidad de gustos y opiniones...

Pd: ahora mismo te añado a mis enlaces. Un saludo

freddyvoorhees dijo...

Pues yo una mierda de ese estilo que haya hecho algo por elare lo veo en la tomadura de pelo esa del arte encontrado.... pero bueno, alejándome de ahí... cierto que el humor es de ese corte y que puede acabar extragando, pero no fue mi caso. La disfruté de lo lindo y me divirtió como no recuerdo diversión igual en un cine en años... y voy mucho al cine... me explayaría más, pero ya cuando lo hice en mi blog tuve que tirar demasiado de posibles lagunas de memoria!

cineahora dijo...

Freddyhoorvees: Me he pasado por su 'blog', cosa que hago de vez en cuando (y más arriba queda enlazada su crítica), y por lo menos coincidimos en que no somos de los que reímos fácilmente con lo de culo-caca-pis, "Ali G" o "Jackass".
Sí que hay muchos tipos de humor, y no una sola etiqueta. Y también es cierto que existe un "humor inteligente", aunque sólo sea por oposición a según que tipo de "humor". Como existe igual el buen arte o el buen entretenimiento (y eso también es cuestión de gustos).
Por supuesto admiro su proeza de haber disfrutado a lo largo de todo el metraje de "Borat".
Como se desprendre de mi crítica, yo me quedé en pañales, al enésimo insulto, o burrada, que debió ser a los pocos minutos. Mientras mucha gente a mi alrededor seguía a carcajada limpia, yo fui desconectando, rápidamente... ¡no debo dar para más!

Un saludo !

freddyvoorhees dijo...

Vaya, la pega es que creo que l de humor inteligente se ha desdibujado hasta el extremo por usarlo cada cual a su antojo. Yo reconozco que varias burradas de Borat no sólo no me hicieron reír sino que me parecieron una cebada innecesaria, pero es que con la abrumadora mayoría me reí muchísimo y eso, en una época de comedias que rara vez consiguen la carcajada, lo veo incuantificable...

Gracias por enlazarme :)