sábado, 14 de julio de 2007

B.S.O.: de "Transformers" a Dickens y el anime

B.S.O. de "Steamboy" (Katsuhiro Otomo, 2004)

En 2004 uno de los maestros del anime, Katsuhiro Ôtomo, el autor de “Akira” (1988), volvió a dirigir después de dieciséis años. Una aventura fantástica situada en la Inglaterra de Dickens, con el clásico planteamiento de conspiraciones para dominar el mundo, y el encanto de imaginativas máquinas victorianas a vapor. Imágenes barrocas, espectaculares escenas de acción, romanticismo y épica. Pero la película no acabó de funcionar en taquilla.

Para la banda sonora, lo más curioso es que Ôtomo confiara en un occidental, y más en Steve Jablonsky, ahora colaborador habitual de Michael Bay componiendo para “La isla” o “Transformers”; pero antes casi un desconocido con, por ejemplo, “La matanza de texas”, de Marcus Nispel.
Sin embargo, Steve Jablonsky compuso una de las mejores bandas sonoras de los últimos años. Aunando la acción y el espíritu aventurero y fantástico en la mejor tradición del sello Mediaventures, creado por Hans Zimmer, y en el que trabajan compositores como John Powell, Klaus Badelt o Harry Gregson-Williams). Sonido apoteósico y elegante. Como muestra, el tema principal “Ray’s theme” (2’ 53”) y el corte “Scarlet” (1’30”).

( Para escuchar los temas, busquen en la columna de la derecha o pulsen en el enlace del tema )


4 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Me gusta mucho el cine de Otomo y debo coincidir que el mundo creado por el autor en esta ocasión es hermoso a nivel visual con todo ese vapor y metal mezclándose. Muy buena película. Saludos!

Cineahora dijo...

Budokan: Tal vez el principal problema de las películas de Òtomo es que no domina demasiado las secuencias (animadas) de acción. Como en "Steamboy", donde precisamente falla en este terreno, apabullante y frenético, pero sin que llegue a enganchar. En cambio, de lo mejor es como sabe situarnos en un ambiente o época (al igual que "Akira"). La recreación de mundos, sea el del Londres victoriano o un futuro postapocalíptico, es soberbia.

Rosenrod dijo...

Es una estupenda película, y la capacidad imaginativa de Otomo es sencillamente desbordante...

Un saludo!

Cineahora dijo...

Rosenrod: La lástima es que se prodigue tan poco, al menos en pantalla grande.