miércoles, 14 de marzo de 2007

Clásicos: "Vampiros" (1998)

Un paisaje tórrido y árido, imágenes de Nuevo Méjico, nos remiten en seguida a la iconografía del western. La música trepidante y sugerente, a ritmo de guitarra acústica y acordes de folk/rock, al estilo de Neil Young, nos hace pensar que tal vez nos encontremos ante un western moderno.
Llega un jeep, se detiene y descienden un puñado de hombres fuertemente armados y a punto para cumplir con alguna delicada misión. En estos primeros minutos, sólo el título de “Vampiros” nos ha dado la pista que nos encontramos ante un film de terror.
El grupo observa y se acerca a una casa mugrienta y solitaria, aparentemente deshabitada. Pero en su interior se esconde “un nido de sanguijuelas”. Después de una entrada y una inspección el habitaje dotado de un clima hipnótico, empezará una auténtica orgia de sangre e higadillos. Es el momento para matar vampiros, y estos profesionales a sueldo del Vaticano utilizarán las técnicas más contundentes.
John Carpenter acaba de equiparar a vampiros y cazadores, en su brutalidad, dentro de la misma categoría moral.

El espíritu de los clásicos nunca muere.
Más que el espíritu de los diablos de la noche, de los no-muertos, desde las primeras escenas se nota la presencia de grandes maestros del cine como Howard Hawks, por la amistad y cohesión de un grupo de hombres, y una presentación de personajes tan rápida como efectiva; Sam Peckinpah, por el furor y violencia, con sentido tanto estético como ético, de sus imágenes; Sergio Leone; con especial hincapie en las miradas y reacciones de los personajes en cada momento; o Clint Eastwood, por su narracion clásica y sobria, o por el subrallado de unos hombres que hacen su trabajo con una profesionalidad encomiable. Y Carpenter lo integra todo en un estilo propio.
Junto con “El silencio de los corderos” y “Abierto hasta el amanecer”, éste fue uno de los mejores títulos que dio el género de horror durante la década de los noventa. A nivel de contenido no ofrecía especiales innovaciones en un tema tan manoseado como el de los vampiros. Sólo el presentar la idea que el origen de estas criaturas noctámbulas, sedientas de glóbulos rojos, se encuentra en la misma Madre Iglesia y, concretamente, en una chapuza de ceremonia exorcista que tuvo efectos inversos: en lugar de limpiar una alma pecadora, la acabó embruteciéndola por completo.
Y ahora, ese diablo busca completar el proceso, inicado hace más de seiscientos años, que le permita transformarse en un vampiro completo, aquel que podrá vivir tanto de noche como de día.

Un ascensor de antología.
Tanto las imágenes, como el montaje y la atmosfera creada es prodigiosa, y, el no siempre afortunado, Carpenter se relanzaba como un excelente fabulador de historias inquietantes, en este caso, adaptando “Vampiro$”, una novela de John Steakley con el signo del dólar en su título.
La sensual Sheryl Lee (la Laura Palmer de la mítica “Twin Peaks”) es una prostituta mordida y conectada telepáticamente con el cabecilla de estas criaturas de la noche. La cínica y dura interpretación del magnífico James Woods o la siniestra caracterización de Thomas Ian Griffith (“Kárate Kid III” o “Kull, el conquistador”), son igual de memorables.
De la misma manera que lo son la utilización de un tétrico ascensos y un oscuro pasillo de la prisión de una pequeña aldea mejicana en una de las secuencias finales, antológica.

T.O.: “Vampires”, EE.UU., 1998. Director: John Carpenter. Guión: Don Jakoby, adaptando la novela de John Steakley. Fotografía: Gary B. Kibbe. Música: John Carpenter. Montaje: Edward A. Warschilka. Intérpretes: James Woods (Jack Crow); Daniel Baldwin (Tony Montoya); Sheryl Lee (Katrina); Thomas Ian Griffith (Valek); Tim Guince (Padre Adam Guiteau); Maximilian Schell (Cardenal Alba).

Valoración: ( **** )

(*****) Obra Maestra – (****) Muy buena – (***) Buena – (**) Se puede ver – (*) Floja - (●) Usted mism@

13 comentarios:

Marnie dijo...

Yo creo que de Carpenter, así cronológicamente hablando, me quedé más o menos por "En la boca del miedo". O sea, que de los últimos diez años no he llegado a ver nada suyo, incluida ésta, salvo el episodio que realizó para "Masters of horror". Y quizás algunas últimas menos relevantes de por ahí en medio también me las haya saltado.

A mí es que este hombre al principio me interesaba bastante, con todos sus clásicos de las primeras etapas, pero luego dejó de llamarme tanto, probablemente también porque su cine tampoco estaba a la misma altura que en sus inicios.

Alex dijo...

Pues, como dice Marnie, tal vez el problema de Carpenter sea lo poco que ha evolucionado su cine en tan larga carrera.

A mí me gustó "Vampiros". No de un modo tan entusiasta como a ti, pero me pareció lo mejor que hizo en la década de los noventa. Es vigorosa, cínica, algo arritmica... Recuerda el tono de su primera época (línea que nunca abandonó) en lo referente al descaro de su narración.

Cuando recuerdo a Thomas Ian Griffith me da por imaginar qué buen Armand habría sido en las crónicas vampiricas de la Rice (y que Antonio Flags me perdone).

A ver si le hecho un vistazo en los próximos días a ese posteo de "Desde que te fuiste" (película fetiche, por razones personales, para mí). Lo que sí que he leído es tu fantástico posteo-homenaje al gran Ennio. Excelente, pese a estar emborronado con algunos de mis palabros.

Saludos.

Cineahora dijo...

Marnie: La de "Vampiros" y el episodio de "Cigarette burns" para Masters of Horror es lo único bueno que ha hecho Carpenter en los últimos años (porque, por ejemplo, "Fantasmas de Marte" tenía tela, de lo mala que era !).

Álex: Me alegra verle nuevamente "conectado", aunque también he comprobado que su blog sigue sin admitir comentarios. ¡Bueno! sobre Thomas Ian Griffith, es que poco más he sabido de él. Y si "Desde que te fuiste" es de las películas que tiene un especial significado para usted, creo que la música le va a poner la carne de gallina. Y su intervención en el 'post' de Morricone fue extraordinaria, con ese temazo de "State of grace" que me recomendó.

travismagee dijo...

Carpenter vuelve, parece ser, por sus fueros, consiguiendo una película visualmente rica y llena de expresividad. No es que sea una maravilla, pero se trata de una película fuerte, bien montada, interpretada, con una buena música a cargo del propio director, fotografía conseguida... en suma, una película interesante, entretenida, con muy buenos momentos (la aparición del líder en la fiesta es de órdago a la grande). Quizás las situaciones puedan parecer a veces reiterativas, pero sólo lo es en apariencia.

Cineahora dijo...

Travismagee: Y lo que comentas no es poco, y más para los tiempos que corrían, y corren, para el género. Tiene muy buenos momentos, y esas situaciones que pueden parecer reiterativas, están bien conectadas para lo que es el argumento.

Un saludo !

Alfredo dijo...

es verdad, concuerdo que lo ultimo de carpenter a sido bastante olvidable, a proposito se me viene el recuerdo de la pelicula "they live", la recuerdas...acerca de una invasion a la tierra por parte de unos seres que se ocultan entre nosotros, no se que tan buena pelicula era, pero es parte de esos filmes que te quedan cuando eres niño
saludos
alfredo

Otra Chilanga dijo...

Ésta vez los comentarios se fueron a paseo, pues lamento mucho, sobre todo por la actuación de James Wood, que no haya visto Vampiros hasta ahora; vya, ni siquiera sabía que existía: estos momentos son de los que añoro tener un reproductor y lanzarme a la búsqueda de clásicos como éste. Muchas gracias... y gracias también por las felicitaciones cumpleañeras, dentro de un par de días estaré remomorándolas. Saludos.

Cineahora dijo...

Alfredo: "They live", si no me falla la memoria, era aquella en que la pareja protagonista, dos hombres, contaban con unas gafas con las que podían ídentificar a alienígenas infiltrados entre nosotros. Era una idea muy curiosa pero mal desarrollada, o al menos el recuerdo que tengo es que era... insufrible. No le miento si le digo que la tengo por una de las peores películas que he visto, y con una música muy repetitiva y machacona (que compuso, como es habitual en sus películas, él mismo).

La otra chilanga: Le diré que "Vampiros", fechada en 1998, incluso tuvo problemas para estrenarse aquí, y llegó a los cines con bastante tiempo de retraso. Con el tiempo logró su público, incluso se ha convertido en un pequeño título de culto, también para mí, que no soy para nada seguidor del cine de Carpenter.
Y, eso, que estamos aún en época de felicitaciones para los piscis. Así que me lo apunto en mi agenda.

Rosenrod dijo...

Una joyita, Cineahora, totalmente de acuerdo. Un Carpenter en forma, como pocas veces últimamente.

Un saludo!

Cineahora dijo...

Rosenrod: "Como pocas veces últimamente", y es que ido encadenando un bluff tras otro. Lo más interesante, ese "Cigarette burns" de Masters of Horror donde, al menos, consigue una buena atmosfera de desasogiego e inquietud, entre decadente y cinéfila.

Saludos !

Raquel dijo...

Carpenter es mucho Carpenter, pero a mi estos vampiros me parecieron bastante descafeinados. Quizá porque la ví en el cine a mis tiernos 13 añitos...

Saludos.

Cineahora dijo...

A esa edad, Raquel, se supone que debería haberle impactado más. Aunque si no lo consiguió entonces...

Alfredo dijo...

jajaja...tienes mucha razon con they live...una pelicula rara por decirlo menos, pero es de esas que para mi son entretenidas de ver,,,ese cine freak que la mayoria de las veces te queda en la mente por lo mala que es, pero que la ves y la recuerdas

saludos
alfredo

pd:en mi blog escribi acerca de pelis de vampiros