jueves, 22 de marzo de 2007

Crítica: "El velo pintado"

Mujer blanca soltera, procedente de familia de clase alta, independiente, con carácter, consentida y esquiva a enamorarse, necesitaría encontrar a su media naranja, si es que existe. Preferiblemente uno de esos tipos tan seductores como poco de fiar.
Pero a mano sólo hay un científico, de menor categoría social, tan correcto como introvertido y absorto en sus estudios sobre bacterias. Una antitesis a sus inquietudes que la conducirán al tedio matrimonial, aunque haya dejado la civilizada Inglaterra por la exótica China.
De occidente a oriente, y ambientándose en los años veinte, el cine estadounidense actual puede volverse temible cuando intenta viajar al pasado para relatar una historia de halo romántico y además de época. Lo es por culpa del encorsetamiento y el acadecismo de unas imágenes preciosistas en los que suele caer. También porque la taquilla no acostumbra a responder, a no ser que se trate de un fenómeno imprevisto como “Titanic”, venga avalado por cantidad de Oscar, tipo “El paciente inglés” o porque algunos cineastas, como James Ivory, lo hubieran revitalizado durante algun momento.

Un retrato de mujer.
Y tanto la suerte como la mala fortuna, al igual que el destino de su pareja protagonista, parecen aliarse en esta nueva adaptacion de la famosa novela de William Somerset Maugham. Porque los resultados, más que correctos, la situan por encima de la media, pero el público ha preferido darle la espalda a esta película dirigida por John Curran, y producida además por su duo estelar: Edward Norton y Naomi Watts.
Su protagonista, Kitty, es uno de los paradigmas de la obra de Somerset Maugham, incluso la divina Garbo ya le dio vida en 1934. Aclamado durante décadas, Somerset Maugham ha sido un escritor acusado, por una pequeña parte de sus estudiosos, de misoginia (debido a su homosexualidad, o bisexualidad, según otras fuentes), y a raiz del retrato de mujeres crueles y despiadadas, como La Bette Davis que conducía a la perdición al buenazo de Leslie Howard en “Cautivo del deseo” (1934).
Sin embargo, más consenso hay en ensalzar su meritoria reivindicación de la libertad, personal y sexual, de la mujer, de aportar más que un grano de arena a la igualdad de sexos durante la primera mitad del siglo XX.

Lo efímero y lo auténtico.
Frialdad en su puesta en escena, pero también notable por momentos, esta revisitación de aliento clásico logra transmitir en buena parte ese cúmulo de pasiones a flor de piel, sea por la dedicación y entrega a un trabajo, caso del doctor Walter Fane (Edward Norton), o por la búsqueda de la sensualidad y lo carnal a cargo de Kitty (Naomi Watts).
Inmersos en un proceso de maduración, de castigos, redenciones y sacrificios, la pareja protagonista deberá luchar, condicionados por la moralidad y mentalidad propia de la época victoriana, o por los prejuicios y supersticiones de una remota aldea china, contra un brote de cólera, el fantasma de la infidelidad y los connatos de una revolución.
La música compuesta por Alexandre Desplat y Lang Lan suena a gran altura, como brillan magníficos secundarios como Toby Jones o Anthony Wong, un diplomático inglés y un militar simpatizante de la revolución de Mao Tseo Tung, pero leal y entregado a su deber.
No desentonan unos, a propósito, contenidos Edward Norton y Naomi Watts; y el director, John Curran, cumple con una labor sin estridencias al servicio tanto de los personajes, como el guión (no precisamente fiel al epílogo de la novela) y los temas que va desgranando hasta responder a esa pregunta, referida (o no) a una flor: “¿Por qué dedicarle tanto tiempo a algo que a morir pronto?”. Y es que el amor, como la vida, pueden ser fugaces, pero necesita de sus arrebatos y atenciones.

Valoración: ( *** )

(*****) Obra maestra. Disfrute total.
(****) Me ha gustado muchísimo. ¡Una maravilla!

(***) Me ha gustado. Buena película, ¡si señor!
(**) Me ha gustado, pero con reparos.

(*) No me ha gustado, pero tiene sus "cosillas"
(●) No me ha gustado nada, pero si le apetece, usted mis@

9 comentarios:

Donnie dijo...

Me gustó, sí... no entiendo cómo le han dado tanto la espalda a esta película, como tampoco entiendo que se lo hayan hecho a Hijos de Los Hombres o a El perfume... y muchas otras.

Pero en fin, por suerte no es la academia la que da órden a los gustos.

Saludos!

jazzman dijo...

Creo que la gente está un poco cansada de este tipo de películas, porque lo que es en carteleras la han mantenido bastante tiempo. Hay mucho producto sangriento por ahí como para pararse en una historia de amor clásico.

Buena crítica, la tengo pendiente para ver, ya la comentaré en mi blog.

Saludos!

Cineahora dijo...

Donnie: Y más teniendo en cuenta a veces el tipo de peliculillas que sí logran una buena recepción en taquilla. ¡En fin! Supongo que serán cosas de modas y momentos.

Jazzman: Sí, aunque este mes, al igual que marzo, no acostumbran a ser demasiado taquilleros, y las distribuidoras aprovechan para estrenar todos sus saldos. Seguro que "300" anima la taquilla, pero pocas, muy pocas más.

Saludos !

jazzman dijo...

Cineahora, Nataliabook y yo estamos planeando un proyecto en el que propongamos sesiones dobles de directores. Comenzaremos con Wong Kar-Wai y sus '2046' y 'Deseando amar'.

La idea es poner un post el 30 de marzo para que la gente las vaya viendo, dar plazo hasta el 15 de abril y entonces colgar 'reviews' o comentarios sobre las dos pelis, y linkearnos unos a otros, como El Proyecto Salinger.

Me gustaría contar contigo. Te pasaré más información en esta semana que entra, si es tu deseo participar.

Si alguien más se apunta, mejor que mejor. Que visiten mi blog y estamos en contacto.

Cineahora dijo...

Claro que sí, Jazzman. Me apunto y ya me dirás como funciona.

Un abrazo !

IRIAN-HALLSTATT dijo...

De acuerdo con tu reseña y valoración de esta película. A mi sus primeros 20-30 minutos me estaban resultando cansinos por “bruscos” pero cuando el destino al que se han lanzado ambos protagonistas los acorrala, obligándolos a conocerse de verdad mutuamente, y a enfrentarse a si mismos, entonces ya fue ganando enteros la película. Es ese proceso de maduración que sufren, y que tú indicas, es lo que más me ha interesado de esta historia. Con sus cosillas que le faltan o sobran, pero, para mi, de lo más interesante en cartelera. Una pena que la gente vaya perdiendo cada vez más el gusto por este tipo de cine, y lo digo por lo romántico, y no por sus aires clásicos, ya que no suelo ser muy dado al clasicismo.

Saludos.

Cineahora dijo...

Irian-Hallstatt: Ese proceso de madurez, aunque visto a través de una óptica clásica, tiene su interés. Yo no es que me incline por una propuesta sea más clásica, moderna o rompedora, Lo que me gusta siempre es que sea coherente, esté bien hecha, o aporte algo.

Saludos !

porfineslunes dijo...

Yo la ví, me parció correcta, ninguna obra de arte , se deja ver pero arriesga demasiado poco, por no decir nada. Pasable, y un respiro entre tanta sangre en la cartelera, está claro!
por cierto, no había visto tu (nuevo) cambio de diseño... Me gusta más este que es más ancho que el antiguo que era muy estrechito, aún así (y si me lo permites), el color negro de fondo nunca ha sido uno de mis favoritos, me deja los ojos a cuadritos de tanto leer blanco sobre negro... ;)

Cineahora dijo...

Por fin es lunes: Efectivamente, podría haber sido mucho mejor, pero lo que ofrece no está nada mal. Digamos que deja un buen sabor de boca.
Sobre el blog, ah! las letras más grandes (mejor), y sobre el fondo, como es muy fácil de cambiar, igual va transmutándose en gris o blanco. ¡Se agradece tu opinión!