sábado, 24 de marzo de 2007

Crítica: "Hannibal, el origen del mal"

Me hace cierta gracia esta precuela de la precuela sobre el personaje de Hannibal Lecter. Y lo digo tanto en un sentido positivo como peyorativo. Tal vez es por que esperaba un producto de factura televisiva y calidad ínfima, pero aún resulta bastante entretenido, pese a un metraje al que le sobran (bastantes) minutos.
También este bisoño maestro del mal se ha plasmado en un rostro acertado, el de la mirada pérfida y de pronunciados hoyuelos en la mejilla del joven Gaspard Ulliel. Mucho más expresivo que el, por otra parte notablemente contenido, Ben Wishaw de “El perfume”.
Los dos son genios en las artes oscuras, que se revelan contra la mediocridad de sus semejantes, pero radicales en sus métodos y peligrosos con las libertades personales del prójimo. Y por ello, condenados a la soledad. Aunque también sabemos que no todos los psicópatas son sociópatas, sinó que saben rodearse de gente y amigos influyentes.

Traicionando el mito.
“Hannibal, el origen del mal” se revela como un estimable, pero no perdurable, entretenimiento en clave de thriller de época y casi melodramático.
Pero lo que se trata es de explotar al máximo el filón de uno de los grandes iconos del género de horror.
Y lo peor es que intenta sacar partido traicionando al personaje. Procedente de una aristocrática familia de Lituania, la II Guerra Mundial, la tragedia de perder a sus padres y sobre todo un trauma relacionado con su hermana pequeña es un intento de darle una explicación "lógica" a la conducta de Lecter. Y lo que consigue en realidad es abjurar del personaje y restarle misterio y fascinación enfermiza a su esencia.
Nos hallamos ante una película de intriga, donde la atracción que ejerce el mal y lo malsano queda suplida por esa justificación traumática; donde el horror desaparece para presentarnos a un Hannibal Lecter más bien en plan superhéroe justiciero, al que, eso sí, y para conservar algo de las características, le gusta comerse partes selectas del cuerpo de sus víctimas.

El apetito de los mediocres.
Y como se basa en la novela que, deprisa y corriendo, escribió Thomas Harris para seguir sacando buenos beneficios de su éxito, demuestra la misma mediocridad del novelista, con la poca imaginación, talento y riesgo que le ha echado a la trama.
Con el guión y el material de la novela de Harris, que incorpora a un personaje japonés (excelente, como siempre Gong Li), apuntándose a la moda asiática, y rompiendo un poco la soledad que envuelve al protagonista, el director británico Peter Webber sale airoso, no de manera excepcional, pero imprimiendo a sus imágenes un buen empaque, tan cuidado como funcional.

En definitiva, mala suerte al contar con un material poco arriesgo o más transgresor. Buena suerte porque no creo que deje "secuelas" este intento de dar continuidad al personaje con otro protagonista más joven. Bueno como entretenimiento, malo como "algo más"; el producto acaba devorado por su propia banalidad.
No era necesaria esta precuela de una precuela, y certifica que la cantidad casi nunca es sinónimo de calidad. Anthony Hopkins lograba hacer de Hannibal el caníbal un personaje mítico en apenas 15 minutos de presencia en pantalla.

Valoración: ( ** )

(*****) Obra maestra. Disfrute total.
(****) Me ha gustado muchísimo. ¡Una maravilla!

(***) Me ha gustado. Buena película, ¡si señor!
(**) Me ha gustado, pero con reparos.

(*) No me ha gustado, pero tiene sus "cosillas"
(●) No me ha gustado nada, pero si le apetece, usted mis@

13 comentarios:

patri dijo...

No la he visto, pero creo que le están sacando demasiado jugo a esta historia, vale que El Silencio de los Corderos es muy buena, pero no se puede repetir una y otra vez el mismo personaje, esperando que tenga el mismo carismas, el Anthony Hopkins de aquella película no volverá...

Nüx dijo...

No la veré, no quiero experimentar ni sensación de decepción ni de vergüenza ajena. Que se quede Hannibal como está.
Saludos!

Raquel dijo...

Ya me han dicho que lo mejor de la película es Gong Li. He visto el trailer y no me llama.

Es que convertir a Hannibal en un asesino vengador... no me gusta. Prefiero mantener el mito de El silencio de los corderos.

Por cierto, gracias por el enlace. Saludos!

Cineahora dijo...

Patri: Yo es que a parte de la peli de Demme, el resto, como ni fu ni fa, ni siquiera con la de Ridley Scott, que me aburrió bastante (aunque me sorprendió ese toque gore tan atrevido hacia el final).

Nüx: Digamos que el personaje protagonista está "ligeramente" inspirdo en el de Hannibal. Vista así, y si no espera demasiado,aún puede que no la decepcione.

Raquel: Por mucha mirada asesina que ponga su joven protagonista, lo cierto es que nos han transformado a este Hannibal en un buenazo! Y tampoco se trataba de eso.

Saludos !

MrBristtow dijo...

Una pena que se sigan alargando innecesariamente buenas películas... desgraciadamente todavia queda mucho (malo) por ver.

Un abrazo

Alex dijo...

Bueno, ya que no tengo pensado ver la película a corto plazo, me he permitido leer tu reseña.

No puedo contrastarla. Sólo añadiré que mi desconcierto (y el de los fans de Hannibal) aumenta por momentos. Puedo imaginar una nueva entrega, con Hopkins como protagonista, ambientada en un geriatrico. Y si no, al tiempo.

Saludos.

Cineahora dijo...

Mr. Bristow: Cada vez me apetece más quedarme sólo en la primera "entrega" y pasar de secuelas y demás.

Álex: No creo que tengan intención de recuperar a Hopkins (aunque lo del geriátrico estaría genial, no sé, por ejemplo, mordisqueando a quien no se tomara sus pastillitas). Pero ya se sabe, ¡buscan recambio para las nuevas generaciones y seguir con los filones! como a "Indiana Jones" y "Superman". (Por cierto, la de "Indy", no me la pienso perder):

Natalia Book dijo...

Es cierto que le están dando demasiadas vueltas a la misma historia. Al final van a lograr que las nuevas generaciones se niegen a ver 'el silencio de los corderos'. Y es que la van a confundir con todas estas precuelas, secuelas y demás.
Saludos

Donnie dijo...

No la he visto, pero creo que opinaría como tu.

Un saludo!!

Rosenrod dijo...

Yo diría, simplemente, lo que (dicen que) dijo Billy Wilder al ver el remake de "Sabrina": "¿Era necesario?"

Un saludo!

Cineahora dijo...

No creo, Natalia Book, que esta precuela haga escuela ni "secuelas". Ahí seguirá estando "El silencio de los corderos".

Ya me dirás, Donnie, si la ves, aunque sea en DVD.

No era necesario, Rosenrod, pero para los productores sí que parece que era necesario intentarlo (lo de dar continuidad al personaje de Hannibal con un rostro más joven).

Un saludo a los tres !

Alfredo dijo...

en otros blogs ya lo e dicho...paren con la prostitucion de personajes, esa frase engloba esta pelicula, lecter ya tiene su lugar y estas peliculas vienen solo a aprovecharse y tratar de exprimir el maximo jugo de un personaje que se gano su lugar con "the silence of vthe lambs", ya "the red dragon", estaba de mas...esta para mi nacio sin sentido
saludos desde chile
alfredo

Cineahora dijo...

Parece inevitable, Alfredo, lo de intentar seguir con las sagas y personajes de éxito. Sí, poco sentido tenía continuar con Hannibal Lecter, e incluso la taquilla le ha dado la espalda, aunque sea un entretenimiento pasable.

Saludos !