jueves, 7 de junio de 2007

Crítica: "Half Nelson"

La Historia funciona por opuestos. Fuerzas enfrentadas, bandos en litigio, cuyo choque originará como resultado una nueva etapa. La Historia se hace a base de fricciones y conflictos, de batallas físicas o intelectuales destinadas a crear otro orden. Admirador de la dialéctica de Hegel, ésta es la teoría que defiende el profesor de un instituto de Brooklyn Dan Dunne (Ryan Gosling).
Sus ánimos y vitalidad contagiosa en las clases contrasta con los de su otra vida. El desengaño y los golpes amorosos le han convertido en un perdedor adicto al crack. Hay en Dan dos mitades que forcejean constantemente: una por salir a flote, otra para autodestruirse. Y el “efecto mariposa” dispondrá que una de sus alumnas, una joven negra procedente de una familia desestructuralizada, le descubra en los lavabos “puesto” hasta las cejas. Y es que la Historia se escribe también gracias tanto a los enemigos, como a los aliados que uno tenga.

Un trozo de realidad.
Cargado de buenas intenciones, el debutante Ryan Fleck se lanza a filmar una película de esas que quieren resultar cercanas e independientes, abusando del aspecto documental: cámara en mano y desenfoques, fotografía luminosa y poco filtrada, encuadres casi compuestos al azar para adentrarse mejor en las vidas de los protagonistas.
Pero en el empeño se olvida de dotar precisamente de vida a su narración, logrando una historia que se sigue más bien con desgana y desinterés, quedándose sólo en la “mitad” de lo que podría haber sido.
Los belgas hermanos Dardenne, tan premiados en Cannes, y autores de títulos como “La promesa”, “Rosetta” o “El niño”, no han encontrado su reencarnación en Ryan Fleck, quien a demás se muestra muy poco hábil y original en algunos montajes de “contraste”. Por ejemplo, cuando la muchacha, Drey (Shareeka Epps), se maquilla mostrando su despertar sexual, y subrallado por la alternación de escenas del profesor dando revolcones en la cama con su amante. Tampoco mejor parada se vislumbra la comparación entre las escenas familiares del maestro y su pupila, en sus respectivos, y muy distintos, entornos.

Sin Historia.
Una película que tiene sus momentos clave en las miraditas de cordero degollado que lanza Dan a su inesperada y pequeña amiga cada vez que es pillado ‘in fraganti’ con su adicción autodestructiva, y que nos habla sobre el valor de la amistad, de la importancia de tener a alguien al lado.
Pero para llegar a todo ello se requiere además mucho aguante, el mismo que para llegar hasta el final de “Half Nelson” entre bostezo y bostezo.
En los temas y conflictos que presenta, queda claro que este film de Ryan Fleck no hará Historia, a pesar de haber ganado el Gran Premio del Jurado en Sundance, o que Ryan Gosling (“El diario de Noah”, “El creyente”) fuera la sorpresa de las nominaciones al Oscar como mejor actor en la pasada edición.

Valoración: ( * )

(*****) Obra maestra. Disfrute total.
(****) Me ha gustado muchísimo. ¡Una maravilla!

(***) Me ha gustado. Buena película,
(**) Me ha gustado, pero con reparos.

(*) No me ha gustado, pero tiene sus "cosillas"
(●) No me ha gustado nada, pero si le apetece, usted mism@

15 comentarios:

Corten !!! dijo...

Creo que es la primera critica de esta pelicula que no alaba directamente la actuacion de Gosling (yo personalmente no la he visto)

Por ello le pregunto directamente, ¿Que le parece la actuacion del actor Ryan Gosling?

Un saludo!!!

Cineahora dijo...

Corten: Aburriiiida! Como el resto de la película. Tiene sus miraditas, y su cara de niño bueno, que se chuta por razones existenciales. De no haber sido nominado al Oscar, incluso su interpretación me hubiera pasado desapercibida, con lo que no quiero decir tampoco que sea mala (y ¡ojo! que esta tal vez sea una opinión minoritaria).

Florinda Chic dijo...

Pues a ver, de la película opino como usted como ya sabe y respecto a Gosling, está bien claro, pero quizá tenga razón cuando dice que si no fuera por el oscar le hubiera pasado inadvertida. La cara de cordero degollado es la que deslucía en El diario de Noa y a mí lo que me dejó un poco mosca de la peli es que no hubiera alguna referencia a por qué le dio por el yonkismo dado que es un drogadicto con una familia en apariencia normal y con una carrera de letras y todo. ¿Forma parte de esa camapaña del Ministerio de Sanidad que aludía a los nuevos rostros de la droga, esa que muestra a ejecutivos con rostro macilento?
Y perdón por lo que me extiendo pero si se fijaron los Académicos en Lamb Gosling por qué marginaron a la cría?, está muy bien también.

Natalia Book dijo...

Qué niedo me dan las pelis que se basan en la enseñanza!!! Qué miedo todo!!! Los estereotipos, los profes tan comprensivos, los alumnos tan malos que luego son buenos. En fin. La vida misma.
Saludos

Alex dijo...

Pues sí, muy floja. Hay ocasiones en las que deseas encontrar virtudes donde no las hay. Pero en esta ocasión es imposible hallarlas más allá de tres o cuatro momentos puntuales y fugaces.

No es una decepción pues no esperaba gran cosa. Me habría gustado equivocarme.

Gosling, que no es mal actor, peca por exceso. Como actor de método que es añade absurdos arabescos tratando de adornar un papel que no requiere esa clase de artificios. Más que un hombre desamparado parece un modelito de Calvin Klein clamando que no seguirá las reglas porque es así de cool.

Queda claro que para la academia una escena en la que alguien mira por la ventanilla de un coche y ve a una persona conocida tiene más valor si previamente a esa mirada el tipo se arrasca el sobaco, mira al suelo y frunce el ceño. Yo que pensaba que el método (Stanislavsky) había sido enterrado por obsoleto y artificioso. Me equivoqué, ya veo.

Cineahora dijo...

Florinda Chic: Tal vez sea un acierto no explicar los motivos de esa adicción del protagonista, dejarlo un poco en el aire, a la libre interpretación de cada uno. No conocía la existencia de esa campaña del Ministerio del Sanidad, pero como vean la peli, igual fichan a "cordero" Gosling. Y la muchacha, con un rostro más bien del montón, seguramente se merecía más la nominación.

Natalia Book: Pues en los últimos días ha habido una auténtica invasión de temáticas, o ambientes, similares: "Diarios de la calle", "History boys"...

Álex: ¿y lo bien que nos lo hemos pasado con muchas interpretaciones del "método"? Cierto es que a Gosling se le nota demasiado esa interpretación, en cierto modo ajustada, no exenta de 'tics', y especialmente hecha para agradar.

BUDOKAN dijo...

Tengo lista esta película para ver en dvd y la verdad es que no sé hasta que punto puede llegar a estar buena. No es que desconfíe de este tipo de tramas sino que como dices tengo miedo de quedarme dormido antes del final. Saludos!

jazzman dijo...

Tenía esperanzas en esta película, pero poco a poco las voy perdiendo. De todas formas, quizás este finde le de una oportunidad. Y es que a mi la temática tampoco me entusiasma mucho.

Saludos!

Anónimo dijo...

Marinero (Alberto Q.)
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Si tiene ud. razón y la película no tiene historia, creo que la calificación debería ser aún peor.

No la vi, pero miedo me da!!!

Cineahora dijo...

Budokan: Verla en DVD será una buena decisión y además, no es breve, dura una hora y cuarenta y cinco minutos.

Jazzman: También tenía mis esperanzas antes de verla. La temática podría haber sido de lo más interesante. Pero no...

Marinero: Pues sí, le podría haber caído un "rosco", pero tiene una parte de contenido "existencial" que me lo impidió. ¡En fin!

Saludos.

Rosenrod dijo...

Sabes que no tengo una tan mala opinión, pero es cierto que maldita la hora en la que al director se le ocurrió ponerse tan aburridamente "indie", con esa estética que nos distancia de lo que nos está contando.

Un saludo!

Alex dijo...

Hace tiempo que el método quedó obsoleto. Aunque bien es cierto, como dices, que no es poco lo que no ha ofrecido: Monty Cliff, nada menos. El más grande para muchos. Pero Monty supo asimilar otras corrientes y evolucionar su técnica. Otros, como Brando, se mantuvo fiel a un estilo que en su tercio final chirriaba tanto como debían hacerlo sus tripas a la hora de comer.

El método está tan desfasado como las técnicas interpretativas del cine mudo. Supuso una revolución en su día, sí, pero hoy debería descansar en paz por siempre. A riesgo de que nos castiguen con actuaciones tan pedantes como la de Gosling.

Abrazo, Carles.

Cineahora dijo...

Cineahora: Y lo mismo que las superproducciones tienen sus tics y defectos, añadiría que la producciones 'indies" también abusan de algunos manierismos, como una fotografía descuidada, intento de ser ¿realista?, distanciamiento...

Álex: A Brando y Monty, también otros, me refería. Tal vez todo tiene su momento ¿qué sería de las interpretaciones del cine mudo sin sus, maravillosos, histricionismos? Y ya ve que no sigo hablando de Gosling, y es que se nota demasiado eso, que quiere meterse de lleno en su personaje, y estar fantástico en su interpretación. Se le nota, sí.

travismagee dijo...

Buena película, que tiene como mayor rémora su oscuro empaque visual, dando la sensación, posiblemente porque así es, de se intenta de esa manera demostrar que se trata de una película completamente independiente. No creo que le hiciera falta demostrarlo pues los diversos elementos que componen la cinta lo demuestran sobradamente. Unos intérpretes excelentes pero poco conocidos (a excepción de Gosling, que ya demostró sobradamente su buen hacer en su impecable y dificilísimo rol en "El creyente"), un director primerizo y una historia de tintes claramente sociales que no suele ser el género más seguro comercialmente hablando.

Cineahora dijo...

Travismagee: Así es. Material no le faltaba para ser una buena película, seguramente la puesta en escena es lo más fallido de este film.

Un saludo.